De fotos por… Extremadura: Garganta la Olla

Etiquetas

, ,

Llegamos al pintoresco pueblo de Garganta la Olla sobre las seis de
la tarde. Garganta la Olla debe su nombre a estar encajonada entre
montañas, como en una olla, en las estribaciones de la sierra de
Gredos. Queda limitada por tres ríos: Garganta Mayor, Garganta
Piornala o menor y el Arroyo del Castaño. Su origen real se pierde
en la noche de los tiempos -se encontraron hasta castros vettones-,
aunque hay quien dice que la fundaron un grupo de pastores en el
siglo XIII. Conjunto Histórico-Artístico, tiene unos mil habitantes y
una altura de 600 metros.

calle típica de Garganta la Olla. Foto Figaredo, Gijón típica arquitectura medieval. Foto Figaredo, Gijón
Nuestra guía acompañante, Mercedes, nos orienta sobre lo básico
que debemos conocer sobre este pueblo; incluso de la leyenda de
una aguerrida mujer, la serrana de la Vera, que andaba por el
monte seduciendo a los hombres que luego mataba. Sorprende al
visitante ese aire medieval que todavía conserva en sus calles.
Como si el tiempo se hubiera detenido en aquella época.

antigua puerta con dintel grabado. Foto Figaredo, Gijón detalle del dintel de una puerta. Foto Figaredo, Gijón
Ejemplo de esto es ver los dinteles de las puertas con el nombre de
sus moradores, la fecha de construcción y una cruz, grabado en la
piedra, o el típico diseño de sus casas. Caminamos por estrechas
callejuelas hacia la Plaza Mayor. Lo de “Mayor” es porque está el
ayuntamiento; ya que la plaza, como tal, es pequeña, acogedora y
preciosa. Todo parece estar construido a escala. Las montañas
están muy cerca y el cielo se ennegrece presagiando lluvia…

Plaza del ayuntamiento de Garganta la Olla. Foto Figaredo, Gijón
Nos dirigimos a la iglesia parroquial de San Lorenzo, del siglo XVI,
que posee un órgano barroco muy famoso. Al salir nos tuvimos que
refugiar en su atrio, ya que empezó a llover intensamente. Entre
uno y otro chaparrón nos acercamos hasta una casa curiosa: su
viga maestra descansa sobre una piedra de la calle. Parece que se
vaya a desplomar de un momento a otro, aunque lleve siglos así.
Luego nos acercamos a un puente desde donde se pueden divisar
las pequeñas cascadas del río que forma la garganta principal. En
verano la gente se baña en pequeñas piscinas naturales que se
forman sobre las piedras. Solo pudimos hacer una mala foto bajo la
lluvia que caía… Cansados de mojarnos, encontramos una pequeña
tasca donde guarecernos del temporal de lluvia y viento que nos
azotaba. ¡Benditos bares!

Garganta del río. Foto Figaredo, Gijónla casa de la piedra. Foto Figaredo, Gijón
Al cabo de una media hora dejó de llover y pudimos continuar
con nuestro periplo. Volvimos al centro del pueblo para, según nos
contara Mercedes, conocer el lupanar de la época de Carlos V; la
llamada Casa de las Muñecas. Pintada de azul para distinguirla del
resto. Según cuentan, este prostíbulo era frecuentado por el propio
emperador y toda su guarnición. Casi frente por frente está el
Museo de la Inquisición, donde se pueden ver los utensilios de
tortura que utilizaba el Tribunal del Santo Oficio para hacer confesar
a los supuestos herejes lo que fuera menester… en nombre de la
sacrosanta Iglesia Católica. Dicha institución, de hecho, no fue
abolida realmente hasta 1.834.

Casa de las Muñecas. Foto Figaredo, Gijón
Terminada la visita nos volvimos al hotel para reponer fuerzas. Al
día siguiente toca visita guiada a Cáceres, de la que hablaremos la
semana que viene.

De fotos por… Extremadura: Jaraiz de la Vera

Etiquetas

, ,

Después de comer opíparamente en un restaurante concertado,
viajamos a la cercana localidad de Jaraiz de la Vera. Este pueblo, de
unos 6.500 habitantes, se nota muy animado. Llegamos a eso de
las cuatro de la tarde, para nosotros la hora del café, y estaban
todos los bares atestados de gente tomando el aperitivo. Paseamos
por una avenida donde se anunciaba la Feria de Artesanía.
Curioseamos la mercancía ofertada por entre los puestos que había
abiertos. Principalmente artículos de piel y comestibles. Cada cual
siguió caminando, a su ritmo, descubriendo el lugar. Nos sorprendió
ver unas salas de cine en un pueblo de este tamaño. Nosotros
entramos en un viejo café para degustar un licor de hierbas que
ayudase con la digestión.

Museo del Pimentón. Foto Figaredo, Gijón.
A las cinco nos reunimos en un punto de encuentro previamente
determinado por Mercedes, la guía, para dirigirnos al Museo del
Pimentón. A Jaraiz de la Vera se la considera capital mundial de
este producto, que cuenta con Denominación de Origen.
En el recibidor del museo nos ofrecieron una breve introducción al
pimentón de la Vera. Su historia, clases, propiedades y durabilidad.

Museo del Pimentón. Foto Figaredo, Gijón.

El pimiento, en semillas, llegó a España de la mano de Cristobal
Colón. Enseguida llegó al Monasterio de Yuste, cuyos monjes
propiciaron su cultivo. En la comarca de la Vera crece muy bien por
su climatología. Frío seco, agua y muchas horas de sol son buenos
aliados. Una vez que el pimiento ha madurado se recoge y traslada
a un secadero -una construcción específica para ese fin- donde se
ahúma con leña de encina o roble.

Museo del Pimentón. Foto Figaredo, Gijón
Una vez el pimiento está bien seco, deshidratado, se muele con
dos tipos de molino. De esta forma queda un polvo fino, que es el
pimentón. Nos explicaron que hay tres tipos de pimentón: dulce,
picante y agridulce. Este último, por lo visto, es el preferido del
orador que nos atendió; ya que no paraba de glosar sus virtudes y
sabor inconfundible… El pimentón pierde propiedades a partir del
año o año y medio, según condiciones de conservación.

museo del pimentón. Foto Figaredo GijónMuseo del Pimentón. Foto Figaredo, Gijón
Después de la charla subimos a la primera planta, donde hay un
espacio expositivo acerca de los pormenores de su cultivo, tipos y
recolección; con fotos y artilugios antiguos. También se ven las
grandes latas, de hasta cinco kilos, donde se envasaba.
En la segunda planta se recrea un secadero tradicional con los
típicos utensilios y maquinaria para su recolección y molienda. Se
aprecian las paredes y vigas de madera ennegrecidas a causa del
proceso de ahumado.

Museo del Pimentón. Foto Figaredo, Gijón
Concluida la visita al museo, que está al lado del ayuntamiento,
echamos un vistazo a la Plaza Mayor. Es estrecha y poco vistosa,
comparada con otras que vimos y veremos. Tiene, como no, una
fuente en uno de sus lados.

Ayuntamiento de Jaraiz de la Vera. Foto Figaredo, Gijón
Terminada la visita, nos vamos al autocar para trasladarnos al
pintoresco pueblo de Garganta la Olla; del que hablaremos la
semana que viene.

De fotos por… Extremadura: Cuacos de Yuste

Etiquetas

, , , ,

Pueblo de Cuacos de Yuste. Vista parcial. Foto Figaredo, Gijón

30 de Marzo de 2.018. Viernes Santo. Después de visitar el
Monasterio de Yuste bajamos al cercano pueblo de Cuacos de
Yuste, a tan solo 1,8 km. De hecho, hay una acera para subir
andando al monasterio. Hay otra entrada desde Jaraiz de la Vera,
aunque son unos 5 km.

Entrando en Cuacos. Foto Figaredo, Gijón Fuente de la Higuera. Foto Figaredo, Gijón
Cuacos de Yuste es un delicioso pueblo, de la Comarca de la Vera,
con 850 habitantes. Conjunto Histórico-Artístico. Lugar de paso
para los visitantes del monasterio, aunque tiene suficientes
encantos propios para merecer una visita. Aparcado el autocar nos
dirigimos hacia la Plaza Mayor. A medio camino hay una gran roca
donde se reunían los vecinos para tratar sus asuntos. En lo alto hay
un pequeño mirador. Al pie de ella está la llamada Fuente de la
Higuera. Llamada así por el árbol que, increíblemente, vive -y da
fruto- en ese suelo rocoso. También hay otra plaza con la Fuente de
los Chorros. Continuamos hasta la Plaza Mayor, porticada, con otra
fuente en el medio. En la Plaza Mayor está la Oficina de Turismo
además de tiendas y bares en sus soportales. El ambiente es
tranquilo y se respira aire puro. No en vano está muy cerca la
Sierra de Tormantos, cuyas cumbres nevadas se ven desde casi
cualquier parte del pueblo. Una vez visto el centro nos vamos a las
afueras buscando zonas verdes. ¿Sabéis lo que encontramos?… El
avispado lector lo habrá adivinado: una fuente más. Y es que, al
contrario de lo que pudiera parecer, en el norte de Extremadura el
agua es muy abundante. No tanto por sus ríos, de caudal irregular
a excepción del Tajo, sino por sus aguas subterráneas.

Detalle de la Fuente de la Higuera. Foto Figaredo, Gijón Otra de las fuentes de Cuacos. Foto Figaredo, Gijón
Las vistas desde Cuacos son muy hermosas, lo que propicia unas
buenas fotos. Vemos el cercano pueblo de Aldeanueva de la Vera
con la sierra al fondo. Un paseo junto al río. Naturaleza verde por
doquier en un día soleado. Imprescindible el filtro polarizador.

Vista desde Cuacos de Yuste. Foto Figaredo, Gijón
De monumentos también va bien servido: la iglesia románica de
Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XIII, y las ermitas de la
Soledad y Santa Ana. De todas formas, lo más llamativo son sus
casas antiguas y el ambiente acogedor de un pueblo pequeño.

Plaza Mayor de Cuacos con fuente. Foto Figaredo, Gijón
De vuelta a la Plaza Mayor entramos en un colmado y compramos
una lata del típico pimentón del la Vera. Luego, a tomar una caña
en uno de los bares de sus soportales. Aunque hace sol, el frío es
notorio y todo el mundo está en el interior. Hay zona con chimenea.

Fuente de los Chorros. Turismo de Cuacos de Yuste.Historia de "los perdonaos". Turismo de Cuacos de Yuste
Aquí tenéis un callejero y un folleto con la estatua de Carlos V,
situada a la salida del pueblo, y otro con la tradicional historia de
“los perdonaos”. El emperador Carlos, muy dado a los excesos,
acudía al mercado para abastecerse de toda clase de viandas.

Callejero. Turismo de Cuacos de Yuste
Terminada la visita nos dirigimos a un restaurante cercano para el
almuerzo, incluido en el circuito. Después de comer iremos a
Jaraiz de la Vera y, para terminar el día, veremos Garganta la Olla.
(Continuará la próxima semana)

De fotos por… Extremadura: Monasterio de Yuste.

Etiquetas

, , , , ,

Despertador 8:00. Desayuno 8:30. Salida 9:30. El autocar de
Jandrín sale en dirección al Monasterio de Yuste. Es Viernes Santo y
la idea es llegar los primeros para no verlo repleto de turistas.
Llegamos a eso de las diez. Una patrulla de la Guardia Civil advierte
que a partir de las 11:30 solo suben autocares, no bajan; tiempo
de sobra para la visita.

iglesia del monasterio de Yuste. Foto Figaredo, GijónClaustro nuevo. Monasterio de Yuste. Foto Figaredo, Gijón
El monasterio de Yuste data de principios del siglo XV (año de
1402). Posteriormente, en el siglo XVI, cuando el emperador Carlos
I de España y V de Alemania decide pasar sus últimos meses en un
convento, se añade una casa-palacio para dar atención adecuada al
emperador con su séquito. Es de estilo gótico tardío y renacentista.
Fue declarado Bien de Interés Cultural y obtuvo el Sello de
Patrimonio Europeo. Precioso el claustro nuevo del convento, de
estilo renacentista con fuente en el centro, y la galería del palacio
que da al jardín, con huerta, y un precioso estanque donde solía
pescar. Hay otro claustro más antiguo, de estilo gótico, igual que la
iglesia situada en el centro del conjunto arquitectónico.

fuente del claustro nuevo en Monasterio de Yuste. Foto Figaredo, Gijón.Un servidor, junto a la fuente del convento de Yuste. Foto Figaredo, GijónGalería del palacio de Carlos I. Foto Figaredo, GijónJardín del Palacio del emperador Carlos. Foto Figaredo, GijónCasa-palacio de Carlos I de España y V de Alemania. Foto Figaredo, GijónEstanque del palacio del emperador Carlos. Foto Figaredo, Gijón
La visita se hace por un itinerario marcado y controlado por una
empresa de seguridad privada. Se pasa por un arco detector de
metales y está prohibido terminantemente hacer fotos del museo y
aposentos del emperador. En este enlace podéis ver alguna de las
fotos que no pude hacer y que otros, en el pasado, sí hicieron.
Fijaos en la litera donde viajó desde tierras cántabras con las
piernas estiradas, o en el sillón con suplementos para el mismo fin.
El motivo era por la enfermedad que padecía, la gota, de la que
falleció en este monasterio. En el dormitorio mandó hacer una
ventana que daba a la iglesia; de forma que, desde la cama, podía
asistir a misa viendo el sagrario. En otra dependencia hay muebles
de comedor y un despacho desde donde atendía asuntos de estado.
Hay otra estancia donde se pueden observar los instrumentos de
astronomía, como sextantes, a los que era muy aficionado. También
le gustaba beber su propia cerveza. Curiosa también la cripta que
ordenó construir, justo debajo del altar mayor de la iglesia, donde
tenía previsto ser enterrado. Tienen a la vista incluso el ataúd
vacío; puesto que su hijo Felipe II quiso que sus restos fueran
trasladados al panteón real del recién construido monasterio de El
Escorial, incumpliendo así la última voluntad de su padre.

pieza del museo del emperador Carlos V. Foto Figaredo, Gijón Busto del emperador Carlos I de España y V de Alemania. Foto Figaredo, Gijón
Terminada la visita salimos por una rampa que pasa junto a un
pequeño naranjo, dirigiéndonos a la inevitable tienda de recuerdos.
Una vez reunido todo el grupo subimos al autocar para dirigirnos al
cercano pueblo de Cuacos de Yuste, a menos de dos kilómetros, del
que hablaremos la semana que viene. (Continuará)

Fuente a la entrada del monasterio. Foto Figaredo, Gijón Salida del monasterio de Yuste. Foto Figaredo, Gijón

De fotos por… Extremadura: Plasencia

Etiquetas

, , ,

Llegamos al hotel “Cañada Real”, ahora también conocido como
“Puerta de Monfragüe”, a eso de las 12:30. Venimos desde Gijón,
en viaje organizado, para conocer lo mejor de la provincia de
Cáceres. Una vez vista la habitación vamos a todos a comer.
Formamos un grupo de 33 personas, incluidos un niño y una niña,
dispuestas a conocer lo que se pueda en los cuatro días que dura
este circuito en autocar.

También llamado "Puerta de Monfragüe". Foto Figaredo, Gijón.
Hacia las 16:30 horas salimos en dirección a Plasencia. Ciudad de
unos 40.000 habitantes fundada en el siglo XII. Se encuentra muy
cerca de Malpartida y llegamos enseguida. Mercedes, la guía, nos
pone en antecedentes de lo que vamos a ver y nos acompaña
brevemente hasta la parte antigua. El guía acompañante no tiene
las mismas funciones que el guía local, por lo que nos debe dejar a
nuestro libre albedrío…

calle de Plasencia con palacio. Foto Figaredo, Gijón calle que lleva a la Plaza Mayor. Foto Figaredo, Gijón
El nombre de Plasencia viene de: “para complacer a Dios y a los
hombres”; de ahí que a sus habitantes les llamen placentinos. Por
unas agradables y solitarias calles empedradas llegamos a la Plaza
Mayor. Tiene soportales y muchos bares con terrazas donde late el
pulso de la ciudad. En el ayuntamiento, un precioso palacio gótico
renacentista del siglo XVI, con arcadas superpuestas y dos torres,
hay un campanario con todo un símbolo de la ciudad: el abuelo
Mayorga. Marca las horas golpeando la campana con su mazo, al
estilo del que hay en Astorga. En una esquina está el escudo del
emperador Carlos.

Ayuntamiento de Plasencia. Foto Figaredo, Gijón el abuelo Mayorga dando las campanadas. Foto Figaredo, Gijón
Seguimos paseando por calles con abundantes palacios. Cada
uno con el escudo de sus propietarios. Nobles hidalgos y caballeros,
exentos del pago de impuestos, vivían en ellos. Los hidalgos eran
nobles por linaje. Los caballeros por sus servicios a la corona.

escudo de un palacio haciendo esquina. Foto Figaredo, Gijón Palacio en Plasencia. Foto Figaredo, Gijón
Plasencia tiene obispo. Donde vive un obispo hay catedral, no
importa el tamaño de la población. En este caso no hay una, sino
dos catedrales; la vieja y la nueva. La vieja, del siglo XIII, es de
estilo románico tardío con algo de gótico. La nueva, de finales del
siglo XV, tiene una impresionante fachada de estilo plateresco,
plagada de innumerables detalles. Todo un lujo para una ciudad de
este tamaño.

Catedral vieja. Foto Figaredo, GijónCatedral nueva. Foto Figaredo, Gijón
Aquí todo está cerca. Al poco de contemplar las catedrales
llegamos a las murallas. Impresionantes lienzos jalonados con
torres -se conservan 21 de las 71 iniciales- bordean la ciudad desde
el año 1.200. Salimos por una puerta y entramos por otra
diferente. Cada una con su nombre y escudo. A esta hora de la
tarde, con el sol bajo, ya empiezan a salir buenas fotos. La cantidad
de luz y su dirección son fundamentales.

rincón junto a las murallas. Foto Figaredo, Gijón

muralla y torre. Foto Figaredo, Gijón Muralla de Plasencia. Foto Figaredo, Gijón
Terminado el recorrido principal regresamos a la Plaza Mayor para
degustar un merecido gin-tonic en una de sus terrazas. Se notan
los preparativos de la procesión y la banda de música afina sus
instrumentos. Charlamos con el camarero y nos aseguramos de
tomar la dirección correcta para volver al lugar donde nos recogerá
el autocar de Jandrín. Al llegar, encontramos a otros miembros del
grupo con los que cambiamos impresiones. Al poco llega la guía y el
autocar. Todo el mundo puntual. Una vez hecho el recuento salimos
en dirección al hotel. Nos espera la cena y una buena sobremesa.
Luego hay gente que se acerca al pueblo o al bar del hotel. Otros se
retiran a sus habitaciones. Mañana nos espera el Monasterio de
Yuste y tres pueblos más para visitar. La vida del turista es así de
dura… (Continuará la próxima semana).

Plaza Mayor. Foto Figaredo, Gijón

De fotos por… Extremadura: En ruta.

Etiquetas

, , , ,

En carretera. Salimos a las 5:30 de Gijón. Caras de sueño. Algún
bostezo. Noche cerrada. Cabezadas en el autocar. Hacia las 10 sube
la guía en Benavente. Mercedes. Dicharachera ella, nos va
explicando el plan de viaje y comenta lo que vemos en ruta. Castilla
y León es la comunidad autónoma más extensa de España. No
tiene una capital oficial y acumula el 60% del Patrimonio. Nos
dirigimos al norte de Extremadura, provincia de Cáceres. El hotel,
“Cañada Real”, está en el término municipal de Malpartida de
Plasencia, situado a las puertas del Parque Natural de Monfragüe.
Por la tarde visitaremos Plasencia. El segundo día iremos a Cuacos
de Yuste, con visita incluida al monasterio del mismo nombre.
Después de comer nos adentraremos en la comarca de la Vera, con
visita a Jaraiz de la Vera, famosa por su pimentón. Continuaremos
al pintoresco pueblo de Garganta la Olla. Regreso al hotel, cena y a
dormir. El tercer día lo dedicaremos a Cáceres por la mañana, y a
Trujillo por la tarde. El cuarto día veremos Coria y, tras el almuerzo,
regresaremos a Asturias.

circuito en autocar. Foto Figaredo, Gijón

La llanura de Castilla se hace infinita. El día, soleado, es
engañoso; hace un frío que pela. Mercedes va desgranando
comentarios acerca de la zona que primero veremos, situada entre
el valle del Jerte y la comarca de la Vera. Nos cuenta, por ejemplo,
que los extremeños hablan una variedad del idioma español
llamada castúo. Parecido al andaluz. Es típico que se coman la
última letra de las palabras si acaban en consonante. Dicen Cácere o
Badajó, y se maravillan cuando nos oyen pronunciarlo bien.
Entretanto se suceden los cultivos de cereal, salpicado de pequeños
pueblos. Es la Ruta de la Plata. La guía habla con el chofer, Jandrín,
a ver cuánto falta… Llegaremos al hotel al mediodía. El sol baña la
tierra. Empezamos a ver encinas, toros y rebaños de ovejas.
Montañas nevadas a lo lejos. Entramos en Extremadura.

llanura extremeña. Foto Figaredo, Gijón

(Continuará la próxima semana)

De fotos por… Nájera y alrededores (2 de 2)

Etiquetas

, , , , ,

Torre de catedral de Santo Domingo de la Calzada. Foto Figaredo, Gijón gallina en el interior de la catedral de Santo Domingo de la Calzada. Foto Figaredo, Gijón

Con un nuevo día, tras dormir en Nájera, nos encaminamos a Santo
Domingo de la Calzada, clásica etapa del Camino de Santiago que
puede llevar unas 4 horas largas a pie. Esta localidad, con más de
6.000 habitantes, vive por y para el peregrino. Posee una gran
catedral, del siglo XII, y un antiguo hospital de peregrinos, hoy
reconvertido en Parador. Cuenta la leyenda que su fundador, un
eremita llamado Domingo García, demostró la inocencia de un
peregrino, al que habían acusado de matar a otro, resucitando a
una gallina asada; de ahí el dicho “Santo Domingo de la Calzada,
donde cantó la gallina después de asada”. Aparte del supuesto
milagro este señor construyó un puente, un albergue y un hospital.
Todo ello destinado a los peregrinos. Su casco viejo es Conjunto
Histórico Artístico y a su vera discurre el río Oja. El monumento
más visitado es la catedral -siglo XII- enorme para un pueblo de
este tamaño. Su torre, construida aparte en el siglo XVIII, es la
más alta de La Rioja. Hay visitas guiadas y se puede subir a una
altura desde donde se divisa casi todo el pueblo. En el interior
causa sensación el habitáculo donde tienen el gallo y a la gallina.
Téngase en cuenta que, aunque la gallina es más silenciosa, al gallo
puede darle por cantar en medio de una misa solemne…

gallina en catedral de Santo Domingo de la Calzada. Foto Figaredo, GijónVista parcial de Santo Domingo de la Calzada. Foto Figaredo, GijónSantiago mata-moros. Foto Figaredo, Gijónenorme torre de la catedral. Foto Figaredo, Gijón
Después de visitar la catedral entramos en el Parador, antiguo
hospital de peregrinos, donde pudimos tomar un café al resguardo
del temporal. Admiramos sus sólidos muros, antiguos muebles y
viejas armaduras colocadas por las esquinas. No estaba para salir mucho.Plaza Mayor de Ezcaray. Foto Figaredo, Gijón   Por la tarde, antes de regresar al hotel, hicimos una parada en
Ezcaray. Es un pueblo de unos 2.000 habitantes próximo a las
estación de esquí de Valdezcaray. Su altitud, de unos mil metros,
hizo que en vez de llover nevara. Visitamos la iglesia de Santa
María la Mayor, más por resguardarnos que otra cosa, y paseamos
por sus preciosas callejuelas con soportales. Ideal para el mal
tiempo. Es de destacar su Plaza Mayor, muy amplia teniendo en
cuenta el tamaño del pueblo. Al final nos metimos en un bar todo el
grupo y tomamos unos vinos y tapas para entrar en calor… Tuvimos
suerte con los compañeros de viaje. Está claro que aunque llueva o
nieve se puede disfrutar de los buenos lugares en buena compañía.
¡La Rioja nunca defrauda!
Todas las fotos están hechas con película de ISO 400, digitalizada
posteriormente. Algunas imágenes han sido ligeramente aclaradas.

De fotos por… Nájera y alrededores (1 de 2)

Etiquetas

, , ,

paseo de Nájera. Foto Figaredo, GijónNájera, La Rioja. Foto Figaredo, Gijón

En esta ocasión vamos a tierras riojanas en viaje organizado, una
excelente opción para la Semana Santa. La ventaja de esta forma
de viajar es que, en festivos como estos, no hace falta esperar
colas en restaurantes o museos; además está el precio especial
para grupos. Llegamos a Nájera, con unos 8.000 habitantes, donde
tenemos el hotel. Desde ahí visitaremos lugares relativamente
cercanos como Ezcaray, Santo Domingo de La Calzada y San Millán
de la Cogolla.

vista parcial de las cuevas de Nájera, en La Rioja. Foto Figaredo, Gijón Cerro con cuevas de la Edad del Hierro. Foto Figaredo, Gijónpuerta en Nájera con inscripciones de peregrinos. Foto Figaredo, GijónPaseo de Nájera junto al río. Foto Figaredo, Gijón

Nájera destaca por dos cosas: estar en pleno Camino de Santiago
y su pasado prehistórico. Es habitual cruzarse con peregrinos que,
siguiendo el Camino Francés, hacen parada y fonda en esta
localidad. El río Najerilla pasa por el medio del pueblo y sus riberas
dan solaz al paseante. Es de destacar el ambiente nocturno, con
numerosos bares y discotecas. En cuanto a su pasado prehistórico
basta levantar la vista y dirigirla a los cerros que la circundan,
plagados de cuevas. Durante la Edad del Hierro fueron mejoradas
mediante entramados de madera y adobe, a modo de terrazas con
barandillas, formando auténticas cuevas “con vistas”. Pasaron
romanos y musulmanes. Incluso fue reino durante el siglo X.
Destaca, como visitable, el monasterio de Santa María la Real,
donde enterraron a los reyes del reino de Pamplona-Nájera.

pasado romano en Nájera. Foto Figaeredo, GijónNájera histórica. Foto Figaredo, Gijóncampanario de Santa María la Real en Nájera. Foto Figaredo, Gijón
Al día siguiente nos dirigimos a San Millán de la Cogolla, cuna del
castellano por obra y gracia de los monjes de los monasterios de
Yuso y Suso; ambos declarados Patrimonio de la Humanidad. Hace
unos mil años algún monje se cansó de escribir en latín y comenzó
a hacerlo en romance, el habla del pueblo; evolucionada, nace la
lengua castellana.

Vista parcial del monasterio de Yuso. Foto Figaredo, GijónClaustro del monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla. Foto Figaredo, Gijónclaustro del monasterio en San Millán de la Cogolla, La Rioja. Foto Figaredo, Gijónla paz del claustro del monasterio en San Millán de la Cogolla. Foto Figaredo, Gijón
El más antiguo es el monasterio de Suso (el de arriba), siglo V,
construido en honor de un ermitaño al que llamaban Millán.
Despues de muerto la cueva se convirtió en ermita, santuario y
monasterio. Siglos más tarde el rey de Navarra García III, muy
devoto él, decide llevarse los restos de su santo preferido al
monasterio de Santa María la Real (el de Nájera). Los bueyes que
llevaban la arqueta se negaron a continuar viaje y allí mismo el rey
mando construir un segundo monasterio, el de Yuso (el de abajo), a
kilometro y medio del primero. Este último, mucho más grande que
el de Suso, ocupando una gran explanada en el valle, es el que
visitamos esta vez. Sorprende la iglesia catedralicia, con enorme
sacristía, y el claustro con su jardín y pozo. Se respira una paz
especial y, aunque el día era lluvioso y gris, pudimos sacar unas
bonitas fotos para el recuerdo. En visita guiada nos enseñaron todo
el monasterio. Lo que mas nos cautivó fue la biblioteca donde
guardan los viejos códices y cantorales, enormes volúmenes de 40
y 60 kilos, cuyo suelo está hecho de alabastro para preservarlos de
la humedad. El libro más voluminoso y pesado era transportado
entre dos monjes, a no ser que alguno hubiera de ser castigado a
llevarlo él solo…

antiguos cantorales en Yuso, San Millán de la Cogolla, Rioja, España. Foto Figaredo, Gijóncantoral para coro del monasterio de Yuso en San Millán de la Cogolla. Foto Figaredo, Gijón(Continuará la próxima semana)

De fotos por… Torneo medieval de Monforte

Etiquetas

, ,

jinete en Torneo medieval. Foto Figaredo, Gijón caballero medieval con escudero. Foto Figaredo, Gijón

En la localidad lucense de Monforte de Lemos, cada Semana Santa,
tiene lugar una gran fiesta medieval (ver entrada del 4-11-16).
Todo el pueblo se involucra y se crea un gran ambiente. Sin duda el
plato fuerte es el Torneo o Justa medieval. Se hace en el campo de
fútbol del colegio de Los Escolapios. Recinto al aire libre, aunque
cerrado normalmente. Llegamos unos quince minutos antes del
comienzo y había cerca de un centenar de personas haciendo cola
para entrar. Entrada libre. Preguntamos a un lugareño por los
pormenores del evento y tuvimos una suerte increíble: resultó ser
alguien con influencia al que caímos en gracia. Nos dijo que le
acompañásemos y entramos los primeros sin que nadie de toda
aquella gente pusiera la menor objeción. Hicimos lo que vimos
hacer: correr en busca de un buen sitio para observar el
espectáculo en primera fila. Había una pequeña grada con bancos
corridos destinada a la gente disfrazada de época, y el resto del
público se repartió, de pie, a lo largo y detrás de la valla que
perimetraba el campo. En cada esquina había un recipiente con
fuego y un escudero con un estandarte de diferente color. Eran los
cuatro equipos que iban a participar. Al poco fueron llegando, a
galope tendido, los jinetes con armaduras, espadas y monturas.
Buenos caballos entrenados para la ocasión. La gente animaba a los
del color más cercano a su posición. El calor apretaba y enseguida
se deshicieron del yelmo. Hubo torneo a caballo con lanza, combate
a espada e incluso cuerpo a cuerpo. Mediaba un maestro de
ceremonias que hablaba castellano antiguo, acompañado de un
bufón que le hacía la pelota y se metía con los perdedores desde
detrás de su señor. Buenos actores que hacían correctamente su
papel sin perder el buen humor. Parecía que iban a matarse sin
sufrir daños aparentes. El público participó con entusiasmo,
desgañitándose como cuando cuando van al fútbol. Tras los
diferentes combates se entregó el trofeo al ganador y terminó la
fiesta. Todo el público que abarrotaba el recinto fue saliendo
ordenadamente en busca un lugar para sentarse a la sombra. Las
terrazas de los bares cercanos se vieron muy concurridas.
Divertido y recomendable. Monforte nunca defrauda.

caballero listo para el combate. Foto Figaredo, Gijón Torneo medieval en Monforte de Lemos. Foto Figaredo, Gijón

Los Ignorantes

Etiquetas

, , , ,

portada de disco de vinilo. Foto Figaredo, Gijón

Alguna vez vienen grupos musicales para hacerse fotos de estudio.
Estas fotos suelen emplearlas para publicidad o, como en este caso,
para la portada de un disco… ¡de vinilo!. Siempre es un placer
atender a músicos auténticos como estos. Gente divertida que se lo
pasa bien haciendo música. Música un poco gamberra, todo hay
que decirlo, pero música al fin y al cabo. Estilo garaje. No apta para
oídos finos. No todo va a ser música clásica y depurado jazz. Tal
vez no sepan ni solfeo, pero destilan una frescura y un buen humor
que se contagia. Los Ignorantes, se llaman. Han editado, ni ellos
saben cómo, este maxi-single de tres temas titulado “verdades
como puños”. Tuvieron el detalle de regalarnos un disco donde sale
nuestra foto, de portada, y aparecemos en los créditos de la
contraportada.
Toda forma de música es cultura y, como tal, hay que respetarla y
promoverla. Hoy en día, con el auge de las nuevas tecnologías, se
hace dura la vida de un pequeño grupo musical. El “copiar y pegar”
acaba con todas las creaciones. De ahí la vuelta al sonido del vinilo.
Incopiable.Toda la gente aspira a cobrar por su trabajo. Quizá por
ello el mundo de la música y el cine está tan depauperado si lo
comparamos, por ejemplo, con los años 70. Cada año salían a la luz
nuevos álbumes de multitud de grupos de toda índole. También los
estrenos en la gran pantalla eran incesantes y novedosos. Ahora
que el trabajo de los artistas no se valora, sino que se piratea, es
normal ver mucho “refrito remasterizado”. Muchas versiones de
viejos temas. Parece que ya no merece la pena crear. Solo dar una
vuelta por lo que otros hicieron hace muchos años.
Larga vida a Los Ignorantes.

créditos del disco "verdades como puños".